Exitoso seminario de cine y literatura. Concluye este martes 4 de abril. 18:00.

El SEMINARIO de CINE Y LITERATURA que se lleva a cabo desde el 16 de marzo, en el Centro Cultural Benjamín Carrión, dirigido por el cineasta y crítico cinematográfico Diego Tapia Figueroa, ha tenido gran acogida, con unos 60 inscritos que durante 5 jornadas han acudido con curiosidad e interés para conocer, aprender y comentar algunas de las obras de varios de los más importantes directores de la historia del cine mundial. El referido especialista cuenta que la respuesta del público, en su mayoría jóvenes universitarios, es positiva, ya que han demostrado una actitud de permanente curiosidad por conocer los procesos creativos de los directores analizados en el taller. “Se van sumergiendo en este Seminario de introducción a las poéticas del lenguaje cinematográfico que estos cineastas irreverentes y críticos han plasmado en obras que han trascendido en la historia”, afirma Tapia. Cada noche de los martes y jueves, con la sala llena, a partir de las 18:00, se ha realizado un recorrido por la obra y la vida de 15 directores de cine, al facilitar una mirada distinta sobre obras, en su mayoría poco conocidas o escasamente estudiadas en nuestro medio. Estas premisas guiaron la capacitación: 1. La urgente necesidad de una alfabetización en el lenguaje audiovisual. Para que el espectador pasivo y acrítico, se transforme en un sujeto participativo del proceso de comunicación y asuma una actitud creativa constante. Con la conciencia que no conocemos nada del todo, ni para siempre. Solo sabemos de verdad lo que aprendemos sin cesar. 2. El arte es una actividad humana que se desarrolla con creatividad e imaginación y según las reglas dictadas por la experiencia y el estudio. La grandeza y fascinación del cine es que es una suma, una síntesis también de muchas otras artes; se nutre de la pintura, el teatro, la literatura, el cómic, la música, etc. 3. ¿Cómo saber cuál es un filme realmente significativo, una obra maestra? Al mirar riqueza e innovación del lenguaje cinematográfico; estructura dramatúrgica orgánica y coherente; por la crítica concreta de la realidad histórica; madurez artística; dominio y potencia expresiva y técnica; y, posee y expresa un definido mundo poético El taller ha abordado también cuáles son las diferencias entre un director profesional y un aficionado, donde este último trata, por todos los medios posibles, de imponer sus ideas como sea, sin tener la debida cuenta de los resultados concretos. El director profesional es un organizador de talentos, trata de obtener y hacer dar el máximo de cada uno de sus colaboradores, al respetar y potenciar sus capacidades creativas. Y, ver con deseo de disfrutar, aprender y nutrirse de su lenguaje poético, crítico y creativo, ver lo mejor de la historia del cine mundial, comenzando por Eisenstein, Chaplin, Orson Welles, Buñuel, Hitchcock, Bergman, Tarkovski, Kubrick, Pasolini, Godard. Diego Tapia asegura que se necesita cultura y proyecto, definición de lo que se quiere decir, tener una visión del mundo. Saber aprender de los demás, de los libros, de la literatura, el teatro, la música, la pintura y no solamente del cine. Los participantes en este Seminario han expresado su valoración positiva de esta actividad cultural, y su interés en que se le dé continuidad. Es como que se abrió una puerta para un aprendizaje conjunto, que quizá estimule las fuerzas creativas de los futuros cineastas ecuatorianos. Concluye este martes 4 de abril.