PELÍCULA “MÁS ALLÁ DEL UMBRAL”

FECHA: Miércoles 17 de mayo

HORA: 19:00

LUGAR: Centro Cultural Benjamín Carrión

El miércoles 17 de mayo, a las 19:00, se estrena la película “más allá del umbral”, basada en la obra de Teatro del Psicopompo.

Es la tercera película de Estudios Quito. Trata sobre la historia de un preso que es víctima de un lavado de cerebro con un proceso de disuasión de personalidad, víctima de una situación deshumanizada. En su escape busca rescatar a su hermana quien aparentemente ha sido secuestrada por un poder.

La historia está inspirada en una obra de teatro del fallecido artista Diego Pérez, a partir de un texto de su autoría increíblemente simbólico donde sus personajes se asociaban unos a otros de forma lírica y existencial. Se llamaba “Umbral del Psicopompo”.

 

Diego Pérez en su prolífica creación alimentó esta obra a diario y aunque existían matices del texto que venían a ser muy familiares para la individualidad, él los mutaba y explicaba sus cambios importantes y siempre reveladores. Fue así como se envolvió en una obra de Teatro que traspasaba los límites imaginativos y escénicos.

 

La obra podía ser contada por un actor, o podía ser interpretada por: 2, 5, 6, 7, 10, o 20. No requería de nada adicional para existir porque su riqueza radicaba en su lírica. Al final se resolvió dividir funciones, con dos actores: Uno que mantendría vivo el universo sonoro y visual desde una consola y otro lo ejecutaría como monólogo.

 

En “más allá del umbral” mutan los símbolos sociales en tres vértices: El ser humano como víctima social, la ambición desmedida que es capaz de crear situaciones deshumanizadas para lograr su objetivo y las drogas como medio hipnótico para fomentar comportamientos o justificarlos. 

Las experiencias de pre-estreno produjeron reacciones diversas, Diego Pérez originó crítica sobre elementos y pensó en cambiar aspectos. Creaba una incomodidad en el espectador debido a los elementos imposibles de concatenar: Noise-Art, Monólogos, Boleros, Símbolos, sobre todo la lírica barroca y de verso corto que eran imposibles de seguir por el espectador si no era advertido y la duración de 2 horas.

 

La obra conservó su espíritu. La situación del personaje central era de víctima: una víctima del sistema, del amor, de esa sociedad cada vez más deshumanizada, de las drogas y el ruido social, la tragedia de un hombre con brújula adulterada. La situación debía desarrollarse en un futuro inexplicable donde sólo se materialicen los egoísmos y las ambiciones del poder.

El Psicopompo por último tenía que ser la muerte, el mismo señor oscuro del universo que venía manejando en Estudios Quito en la película. El Llamado sería el eje.