Continúa muestra: Autorretrato y Fotografía contemporánea

La  exposición: “Autorretrato & Fotografía Contemporánea”, de David Valarezo Roca, está abierta al público hasta junio del presente año.

El autor es profesor de fotografía del Instituto Metropolitano de Diseño “La Metro”, de quinto y sexto semestre. Dice que trabaja con sus estudiantes el ‘concepto’, dentro de la materia “fotografía en movimiento”, es decir, “hablamos de que todo tiene un porqué y un trasfondo, un mensaje que decir”.

Valarezo Roca señala que su exposición ha tenido muchos criterios positivos, lo más importante es estar en lo contemporáneo, “esto es arte, ya que primero trasciende y luego genera controversia y mi exposición busca romper con la cotidianeidad del selfie”, afirma. El selfie muestra –para este fotógrafo- un momento exacto del ‘yo’ y ‘ahora’, pero no más, no trasciende al tema de carácter, de personalidad, de analizar el pasado. “Aquí tenemos una serie que se llama el “Tableau Vivant” (expresión francesa para definir la representación de una obra pictórica preexistente o inédita), que habla del pasado del autor, de ver quién fue para entender quién es hoy”, dice Valarezo. Esta técnica se utilizaba antes para reconstruir una pintura y hoy, en la contemporaneidad, los fotógrafos y toda la gente de arte manejan esta práctica francesa no solo para reconstruir sino para crear, para recrear sueños, anhelos, esperanzas, pensamientos.

“Recordar mi pasado, reconstruir con ese sentimiento lejano la fotografía, sin barba en mi rostro, para mi es evocar esos sentimientos fuertes, tristes, donde creo que no viví bien aquella época”, señala el artista. Pero luego dejarme la barba y autorretratarme representa  mi presente, lograr la contraposición geométrica de este presente con imágenes llenas de color, vida, pasión; “entonces ya no estamos hablando solo de fotografía o retrato, sino de composición fotográfica, géneros y pasión, algo que el selfie ni en su mejor época llegaría”. 

No es un tótem al ego donde solo “yo me veo expresado, autorretratado”, al contrario hay diversidad en cada imagen, hay un concepto, una técnica fotográfica detrás de cada imagen, donde el autor o quien está de personaje de la foto quedó de lado, son temas mucho más allá del propio autor, son corrientes de pensamiento humano, como analizar la psicología, el carácter, la visión, el pasado, el presente.

David Valarezo Roca cuenta que se utiliza una perspectiva de 360 grados en imágenes tomadas de una persona, para construir un mapa, que luego terminará en animación en tercera dimensión, es decir, “tomas fotos de cada parte del rostro de un personaje para hacer un mapeo total y llevarlo a 3D; cuando investigué, encontré que la primera persona que se autorretrató con este principio fue el fotógrafo francés Nadar (Gaspard-Félix Tournachon, además, periodista, ilustrador, caricaturista y aeronauta), quien fue el primero en autorretratarse en 360 grados. La idea es traer el concepto de las fotos de Nadar a lo contemporáneo y generar esa fusión”.

 

 

Para Marx Sánchez G., visitante, “la muestra llama la atención, las imágenes son tan diferentes, es una temática variada y contemporánea, me siento contento de haber venido a esta exposición, veo que hay cosas modernas muy agradables. Me llama la atención la fotografía en la que aparece David multiplicado por cuatro, hay una en la que está sentado tomándose la foto.”

Carlos Piñeyros, docente de la referida institución académica, dice que la propuesta de Valarezo, basada en el autorretrato, “es interesante, por la relación histórica versus el autorretrato contemporáneo que tiene que ver con lo tecnológico, como el actual selfie, lo cual fue parte de su tesis. David ha hecho mucha investigación acerca de autores antiguos que hacían representaciones del autorretrato”, concluye.

Para Verónica Sánchez, estudiante de fotografía de quinto semestre de este establecimiento, la exposición “da otra perspectiva a lo que se conoce ahora como el selfie, que se ha vuelto tan común, tan trillado, es darle ese lado artístico al autorretrato que no se ve en las fotos. Ese lado artístico abarca varios detalles, David fusiona las nuevas técnicas para crear 2 sujetos que son uno, es decir una persona y otra en una sola foto”.

La estudiante afirma que todas las fotografías tienen un concepto. No es algo común. Los selfies deberían tener un poco más de concepto, se ha vuelto algo muy vanidoso, el hecho de que sean instantáneos no significa que deban ser demasiado simples, podrían ser más estéticos, agradables a la vista.  “Te cansas de ver el mismo tipo de fotografías o selfies y ver algo distinto te llama la atención. Hay posibilidades actualmente de mejorar los autorretratos o selfies, ya que ahora los celulares posibilitan editar imágenes, es una cuestión de creatividad y distinguir el lado artístico, el concepto de cada imagen”, señala.